El compostero es un elemento esencial en el huerto familiar ecológico. Para mantener la fertilidad del suelo es imprescindible un buen reciclaje de los nutrientes y la elaboración del compost es un factor esencial. Además nos permite gestionar la mayor parte de los residuos generados.

    Te presentamos el compostero de nuestro Birken-huerto, recientemente estrenado.

    Compostero integrado en el huerto

    Compostero integrado en el huerto

     

    Construcción:

    Este compostero es muy sencillo de construir. Consta de unos listones de pino de 4×3 cm. Se montó la estructura clavada con puas y se forró con mimbre. Todos los materiales fueron recuperados de una escombrera, por lo que el costo fue el de las puas. Quizá lo más caro sería el mimbre, pero se puede sustituir por cañizo o maya de rafia. Lo importante es que deje pasar el aire a la vez que aporte una buena sombra.

    Utilización:

    Es importante que al compostero añadamos la materia orgániza bien troceada. Esto facilitará su descomposición. También hay que cuidar la proporción de materias leñosas (tayos duros, forraje fibroso…), pues su descomposición es lenta. Este tipo de residuos, cuanto más troceados, mejor.

    Echaremos una capa de residuos de unos 15-20 cm.

    Primera capa de residuos

    Primera capa de residuos

    Observa que la parte delantera del compostero es abatible.

    Tras la primera capa de materia orgánica echaremos una capa de tierra de unos 2 cm, que cubra todos los residuos. Esto permitirá una mejor actuación por parte de los hongos a la vez que mantendrá a raya a las moscas y otros insectos molestos.

    Capa de tierra

    Capa de tierra

    A continuación echaremos un montoncito de estiercol o cómpost viejo bien fermentado. Esto permite inocular los microorganismos que degradarán la materia orgánica y la transformarán en ácidos húmicos y fúrbicos, tan beneficiosos para la tierra.

    Añadimos estiercol o cómpost bien fermentados

    Añadimos estiercol o cómpost bien fermentados

    Por último regaremos bien el conjunto. Los microorganismos y en especial los hongos, neceisitan agua para desarollarse. En todo momento se debe mantener una adecuada humedad.

    Por último regamos para mantener al humedad

    Por último regamos para mantener al humedad

    A partir de aquí, vuelta a empezar: 20 cm de materia orgánica, 2 cm de tierra, espolvoreo de cómpost viejo. El cómpost estará listo en unos 6 meses o un año. Cuanto más viejo es un cómpost, si está regado, más descompuesto y beneficioso para la tierra. Este tiempo de residencia es un dato fundamental para seleccionar el volumen de nuestro compostero. Para 40-50 metros cuadrados, necesitaremos uno de unos 500 l por lo menos, aunque esto depende de múltiples factores (tipo de materia, grado de troceado, cuidado del montón de cómpost…)

    Lo más llamativo es que observamos que el copostero parece no llegar a llenarse hasta arriba nunca. Según añadimos materia fresca, la anterior se irá descomponiendo y perdiendo volumen.

    ¿Qué echar al compostero?

    • Podas
    • Hojas secas
    • Paja
    • Ceniza de madera no tratada
    • Recortes de aromáticas
    • Cáscaras de huevo machacadas
    • Restos de frutas y verduras
    • Restos verdes de jardín
    • Estiércol fresco de animales herbívoros (vaca, caballo, oveja…)
    • Malezas verdes
    • Posos de café e infusiones
    • Restos de la cosecha de huerta

    ¿qué no echar al compostero?

    • Materiales no orgánicos: vidrio, metales, plástico, briks…
    • Pañales desechables
    • Restos del cenicero
    • Productos químicos de jardín o de la casa (fitosanitarios, pinturas,baterías, esmalte de uñas….)
    • Restos de comida cocinada, aceites y salsas
    • Medicamentos
    • Ceniza de madera tratada o de carbón (barbacoa, aglomerados…)
    • Productos lácteos (leche, yogures, quesos, salsas…)
    • Excrementos de animales carnívoros (perros, gatos…)

    Por experiencia personal, recomendamos no echar siegas o restos de malas hierbas que contengan semillas, pues aunque estas suelen “cocerse” con el cómpost, en algún caso pueden quedar a salvo y cuando aportamos el cómpost a la tierra lo que hacemos es una siembra de adventíceas de la que luego nos estaremos arrepintiendo durante meses o años.

    Tampoco aportaremos plantas o restos de plantas víctimas de enfermedades o plagas. Estas las quemaremos en el correspondiete montón para erradicar la enfermedad o plaga.

    Para más información puedes consultar los manuales sobre cómpost existentes en el recopilatorio del programa “Hogares Verdes”:

    http://www.columbares.org/hogaresverdes/documentos/index.htm

    Angel Silvente Ortega

    Ángel Silvente Ortega

    Categories: Sin categoría

    Leave a Reply


    Video destacado

    Limpieza de ramblas (Agua...

    Posted on Nov - 19 - 2017

    1 Comment

    Birken colabora en las...

    Posted on Mar - 22 - 2017

    1 Comment

    Birken colabora en la...

    Posted on Mar - 18 - 2017

    0 Comment

    Vamos a correrlo TODO

    Posted on Feb - 1 - 2017

    1 Comment

    NodeMCU conectado a thingspeak

    Posted on Ene - 29 - 2017

    2 Comments

    Curso de huertos ecológicos

    Posted on Feb - 5 - 2014

    3 Comments

    Walking in Sierra Espuña...

    Posted on Nov - 11 - 2012

    0 Comment

    Un huerto en la...

    Posted on Abr - 6 - 2013

    2 Comments

    Ruta circular “Sierra de...

    Posted on Oct - 26 - 2016

    0 Comment

    Encuentros Cambio Climático

    Posted on Nov - 9 - 2015

    0 Comment

    Mensajes Twitter

    No public Twitter messages.

    Sponsors

    • Movimiento en Transición en España
    • The cathedral hostel Murcia
    • Casas rurales en Gebas
    • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.