“En los Laureles”, especias y plantas del mundo en la Plaza de Abastos de Alcantarilla.

    Laura Martínez, titulada en psicología y especializada en gerontología por la Complutense de Madrid regenta el nuevo kiosko en la Plaza de Abastos de Alcantarilla, dedicado a la venta  de plantas aromáticas, frutos secos y otras especias. Este pequeño pero ilusionante comercio es el fruto de una personal ruta de las especias que ha llevado a Laura a viajar por Inglaterra, Thailandia, la India y Turquía donde ha ido entrando en contacto con culturas, tradiciones y usos de las plantas que hoy quiere compartir con nosotros en su kiosko que pretende devolver la responsabilidad de la compra al consumidor, haciéndolo partícipe de las propiedades de los alimentos y plantas naturales, con claras tendencias a un uso responsable de los recursos y con la intención de que la comunicación cliente-tendero sea la energía que vaya conformando el futuro de este negocio.

    Laura “En los Laureles”

    ¿Qué ofrece “En los Laureles” a sus clientes?¿En qué se diferencia de una herboristería convencional?

    En los laureles es una tienda de productos naturales en seco, servidos a granel, cuyo adecuado consumo aporta beneficios para la salud. Entre ellos destacan las especias, los frutos secos y hierbas naturales, aunque también se incluyen la miel artesanal o el café en grano.

    Hay ciertas coincidencias con los herbolarios aunque entiendo que las diferencias son más numerosas. Las herboristerias  utilizan en su mayoría productos derivados de las plantas medicinales, en cambio, en los laureles vendemos la planta origen en la cantidad solicitada.

    Las personas que acuden generalmente a un herbolario quieren tratar alguna enfermedad diagnosticada. En lo que yo quiero hacer hincapié es en la prevención por medio de buenos hábitos, mediante el consumo de productos naturales inocuos que se deberían introducir en nuestra dieta diaria.

    Mi motivación es hacer un trabajo divulgativo acerca de las propiedades, usos culinarios y medicinales de los distintos productos de tienda para que los clientes decidan qué tomar de la forma mas natural posible, sin recetas ni sacrificios.

    Tenemos la certeza de que somos lo que comemos, es decir, cuidar los ingredientes en la cocina y conocer las propiedades de los diferentes alimentos, nos devuelve cierto control sobre nuestra salud y cuidado, además de que el consumo de plantas naturales, nos puede ahorrar mas de una visita al médico o la farmacia, ya que una buena alimentación puede prevenir la aparición o atenuar el desarrollo de ciertas patologías.

    Sin olvidar que la cocina es un arte, una creación a base de la mezcla de alimentos y especias, que estimula nuestros sentidos y no deja de ser un placer diario que no deberíamos subestimar. Siempre animo a la gente a experimentar con diferentes condimentos, a volver al uso de buenas costumbres, como hacer reposterías o conservas caseras, y a intercambiar recetas o trucos de cocina, que de alguna forma se van trasladando y enriqueciendo de persona a persona.

    Durante tus viajes por el mundo has tenido la oportunidad de aprender mucho sobre el mundo de las especias ¿qué es lo que más destacarías de esas experiencias?

    Mi vínculo con el mundo de las especias y las propiedades medicinales de las plantas, ha ido desarrollándose de una forma natural y paulatina, como creo que deben formarse las auténticas relaciones, y después de cinco años interesándome en este campo, considero que aún me queda mucho por aprender y profundizar, ya que se trata de una ciencia milenaria con todo tipo de aplicaciones.

    Productos naturales que se sirven a granel en la cantidad que pide el cliente

    Todo empezó de una manera muy casual, se podría decir, que buscando el aprendizaje de idiomas y vivir experiencias en culturas diferentes, me encontré con un mundo de aromas y sabores del cual nunca ya me quise desprender.

    Estuve hace cinco años en Inglaterra donde aprendí inglés y me dediqué a la cocina japonesa. Allí tuve la oportunidad de descubrir el uso de las especias en diferentes culturas, ya que me relacionaba con personas de todo el mundo, y el intercambio cultural enriqueció mi visión en la cocina.

    Después viajé por Thailandia y el norte de India. Una vez despertada mi curiosidad acerca del uso de las diferentes plantas, en Asia tuve la oportunidad de profundizar en sus usos medicinales por medio de el Ayurveda, medicina tradicional india, que tiene en cuenta la dieta y hace hincapié en el uso del cuerpo, la mente y el espíritu como un todo, para la prevención y el tratamiento de enfermedades.

    Una alternativa muy diferente a la medicina en España, que trata al enfermo como agente pasivo en su proceso de enfermedad, del cual no es conocedor ni participe, por lo que solo tiene una opción, el tratamiento químico y sus inseparables efectos secundarios, que algunas veces parece que solo consigue beneficiar a las empresas farmacéuticas.

    Después seguí con mi particular ruta de las especias, que cómo no, me tenía que llevar a Turquía, donde me dediqué a dar clases de español y a continuar profundizando en las costumbres y saberes del lugar.

    Estas experiencias me han permitido comprobar en primera persona los beneficios de los nuevos hábitos de vida adquiridos, la buena alimentación y el uso de las distintas plantas, que me han facilitado la adaptación a distintos climas y situaciones con una salud resistente y fortalecida.

    Te declaras una firme defensora del consumo local ¿cuales son tus razones?

    Soy una firme defensora del consumo local y responsable porque considero que cada individuo tiene más poder del que a priori se cree para cambiar ciertas injusticias que se aceptan como irrefutables en esta sociedad. Mucha gente me considera idealista, por creer que un cambio es posible, pero yo defiendo que es la lógica lo que mantiene este razonamiento.

     

    Laura en su pequeño kiosko

     

    Una conducta respetuosa con el medio ambiente y los recursos, debería influir en los efectos del cambio climático y consumiendo de una forma responsable, es decir, preocupándonos del curso que sigue nuestro dinero, se podrían distribuir las riquezas de una forma mas justa.

     A las grandes compañías les interesa una población condicionada por la publicidad que no se planté dónde y qué comprar, si lo hacemos, tendremos cierto poder sobre ellas, y tendrán que volver a tenernos en cuenta como seres pensantes, dueños de nuestros actos a los que ineludiblemente tendrán que respetar.Expresé la visión más activista, aunque también me gustaría compartir la visión más personal, desde la psicología tal vez, que me permite hablar de la diferencia entre comprar en la plaza de abastos y comprar en una gran superficie en otros términos.Sin lugar a duda se puede hablar de la calidad de los productos, siempre frescos y elegidos con especial cuidado por personas expertas que se han dedicado toda una vida a trabajar con ese género y con probabilidad sus familias anteriormente.El trato es personal y de confianza, lo que trasciende la mera relación comercial para generar relaciones personales que hacen de un acto mecánico, la compra en grandes centros, un acto íntimo y de relación.Yo soy tercera generación de placeros en la Plaza de Abastos de San Pedro, ya que mi abuelo, mi padre y tios, han vendido y venden el pescado en el mercado, y aunque haya cambiado el producto, no deja de ser para mi un hecho natural, el encontrarme en el puesto de la Mariquita, saludando a los vecinos de Alcantarilla, a los que de una forma u otra creo conocer desde niña.Los placeros somos personas del pueblo que reinvertimos el dinero en el pueblo, creando comercio de barrio, y comunicación entre vecinos. Llevo poco tiempo y todavía me sorprende el hecho de que se formen corros de personas en la puerta, que siendo en muchos sentidos diferentes, de forma mas o menos fortuita comparten recetas, penas y alegrías. Supongo, que no es tan común como debería.Un consumo local siempre beneficia, ahorra gasolina y nos permite proveernos de los productos que vamos necesitando sin necesidad de acumular y su consiguiente malgasto, también refuerza las relaciones vecinales y un largo etc pero no me quiero enrollar demasiado.Por último, añadir que el servicio de productos a granel permite un ahorro sustancial de plástico y envases, ya que se pueden reutilizar los recipientes vacíos. Animo a la gente a que desarrolle su conciencia ecológica mediante la reutilización de envases y bolsas de tela.¿Qué planes de futuro tienes para este ilusionante negocio?

    Me gusta que utilices el adjetivo ilusionante, porque si algo me gustaría que transmitiese la tienda, a parte de los buenos aromas y viajes en el tiempo a otras culturas, que de alguna forma evoca, es la ilusión, ilusión y optimismo, porque son los motores que mueven mi día a día en cada gesto compartido con los vecinos de Alcantarilla.

    Me atrevería a decir que este proyecto trasciende a la simple venta de productos, ya que inevitablemente se ve influido por mi formación y experiencia como psicóloga, que tan interiorizadas, no se excluir en mi contacto con la gente.

    Si el proyecto marcha, me encantaría poder trabajar con David, mi tio, que al estar en paro me está ayudando un montón con todo. Dos personas trabajando es un gasto que no se puede afrontar de momento, aunque tenemos en perspectiva ampliar horario a las tardes y trabajar juntos.

    También nos gustaría relacionar el cultivo ecológico que él realiza a nivel familiar con la tienda, secando nuestras propios higos, ñoras y tomates, además de algunas plantas aromáticas.

     Para finalizar ¿algún viaje o escapada en mente?

    Siempre tengo muchos, ahora estoy en una época mas estática porque el negocio es una prioridad que me mantiene establecida en Murcia, aunque yo nunca dejo de viajar, escapadas de fines de semana a la naturaleza o desde casa por medio de libros y el contacto con los amigos.

    Este verano voy a viajar a Francia para practicar el francés y ayudar a mi tia abuela en los mercados de la Provenza, y voy a visitar a mis amigos en Inglaterra para ir a un festival de músicas del mundo llamado Womad, queda pospuesto el viaje a Marruecos, que espero hacer antes de finales de año, es uno de mis países preferidos, por la cercanía de sus habitantes, la artesanía en sus creaciones, variedad y riqueza de alimentos, me quiere recordar la España que nunca viví.

    Y muchos mas destinos, que ahora a nivel profesional cobran sentido, como Sri Lanka, México o Sudáfrica…que espero un día llegaran. 

    Algunos de los productos son de producción propia y local.

     

    Leave a Reply


    Video destacado

    Limpieza de ramblas (Agua...

    Posted on Nov - 19 - 2017

    1 Comment

    Birken colabora en las...

    Posted on Mar - 22 - 2017

    1 Comment

    Birken colabora en la...

    Posted on Mar - 18 - 2017

    0 Comment

    Vamos a correrlo TODO

    Posted on Feb - 1 - 2017

    1 Comment

    NodeMCU conectado a thingspeak

    Posted on Ene - 29 - 2017

    2 Comments

    Travesía de Picos de...

    Posted on Jul - 29 - 2014

    1 Comment

    Más Silvestre 2013. Trotada...

    Posted on Dic - 24 - 2013

    2 Comments

    Foto y video III...

    Posted on Ene - 1 - 2015

    0 Comment

    La entrevista del mes:...

    Posted on Ene - 30 - 2014

    0 Comment

    Mensajes Twitter

    No public Twitter messages.

    Sponsors

    • Movimiento en Transición en España
    • The cathedral hostel Murcia
    • Casas rurales en Gebas
    • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.